Loading...

viernes, 26 de octubre de 2012

AL LORO: SAN FRANCISCO ES MUY GORE.

Un festival de luz y de color me ha despertado esta mañana cuando un par de venusianas han aterrizado en mis sábanas. Luego, para variar, me he dejado atrapar en la peor red de seducción de la historia, la misma en la que tu estás ahora: internet, para llevarme la grata sorpresa del rápido hallazgo de este clip.
Es curioso, porque justo ayer le comentaba a mis abuelos lo increíblemente fantástico que me parece el patín de Ben Gore. En serio, justo ayer dije que, puedo haber disfrutado viendo a otros skaters, alucinado, tripado e incluso levantarme de la silla como culé que salta de la grada chupando un habano, pero, creo que Ben Gore es el único tipo ahí fuera (pasar una construcción inglesa al español, muy bonito) que verdaderamente me hace sentir ENVIDIA, pero envidia de la buena, pura, ni buena, ni mala, ni envidia insana, ni envidia con roquefort. Puedo dejar reposar mi mano sobre la vitrocerámica encendida de un apartamento de verano jurando que poseo un buen puñado de favoritos, muchos de ellos héroes de tiempos pretéritos, otros no, pero Ben Gore es el único que despierta esos sentimientos de cucaracha rastrera del Mediterráneo en mi.
En este clip de You Tube que en tiempos de déficit de atención dura la friolera de 9 minutos y 34 segundos, Ben nos enseña su ciudad San Paco y nos explica un poco lo intrínseco de patinarla con su tropa de colegas y compañeros habituales, que es algo así como el Hill Street Blues pero sin franceses, aunque se hace referencia a ellos al final del video. Está claro que San Francisco bajo el uretano ya lo hemos visto y, de repente, nos sorprendería más un clip de Anthony Van Engelen en Talavera de la Reina, pero oye, hay cosas que a tiro hecho ya son de por si irresistibles.